Posteado por: storni | junio 24, 2008

Inauguración del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano”

Discurso de la Ministra de Defensa Dra. Nilda Garré (8 de mayo de 2008).

Con la inauguración del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano”, hemos concretado un avance decisivo en la modernización de nuestra cartera, en cumplimiento de las instrucciones emanadas del Poder Ejecutivo.

El nuevo centro constituido en la órbita del Ministerio de Defensa, favorecerá la aplicación práctica de soluciones y orientaciones surgidas de la reflexión más calificada en la materia, maximizando recursos y a la vez abriendo un diálogo con la sociedad civil a partir de la incorporación, tanto en el Consejo Consultivo como en el Consejo Académico, de un conjunto plural y multidisciplinario de expertos de universidades nacionales y privadas del país, así como de representantes de diversos organismos gubernamentales.

El Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano” se propone como ámbito de estudio del más alto nivel para un abordaje multidimensional y sistémico de los temas de la Defensa Nacional.

I. Origen
Al comienzo de nuestra gestión nos topamos con la persistencia de un accionar segmentado de las tres fuerzas y de funciones superpuestas en la órbita del Ministerio de Defensa, lo que favorecía la multiplicación de esfuerzos en áreas convergentes con la consecuente dilapidación de recursos. Esto también se registraba en el ámbito de los estudios estratégicos, actividad central para abordar y gestionar los asuntos de la defensa nacional.

Esta disfunción venía de décadas de arrastre, potenciada por el rol negativo que jugaron las Fuerzas Armadas en la política Argentina hasta entrada la década de los `80 y por el enfoque “delegativo” con el que la restauración democrática asumió los asuntos de la Defensa.

El desinterés manifiesto de la conducción política por la Defensa impuso al sistema una morfología incoherente e ineficiente. El desafío que enfrentamos fue el de desandar aquel camino, por el que las principales determinaciones de la jurisdicción fueron delegadas en las jerarquías castrenses, convirtiendo, consecuentemente, al Ministerio de Defensa en un apéndice burocrático de convalidación de los cursos de acción originados o promovidos por las propias fuerzas armadas.

La transformación institucional del área de Defensa iniciada durante la gestión del ex presidente Néstor Kirchner y que se continúa en la presente de Cristina Fernández, comenzó por subsanar la deuda institucional, a través del dictado de una serie de instrumentos que configuran hoy el marco jurídico, normativo y doctrinario sobre el cual avanza la modernización.

II. Avances institucionales y operativos
Para dotar de racionalidad al sistema comenzamos con el ordenamiento del corpus jurídico de la Defensa, completando aquellos instrumentos inconclusos y sentando la arquitectura institucional de una política militar racional, en sintonía con los principios republicanos y democráticos.

La reglamentación de la Ley de Defensa (Decreto Nº 727/06), el dictado de la “Directiva sobre Organización y Funcionamiento de las Fuerzas Armadas” y el lanzamiento del mecanismo institucional del Ciclo de Planeamiento Estratégico de la Defensa (Decreto Nº 1729/07), con la primera convocatoria al Consejo de Defensa Nacional, son los pilares que encausan el reordenamiento del área.

La evolución que estamos impulsando recoge fundamentalmente las enseñanzas de la experiencia bélica argentina en la Guerra por nuestras Islas Malvinas, que nos enseñó, entre otras cosas, cuán importante es disponer de una visión estratégica panorámica a la hora de planificar qué tipo de instrumento militar debe tener el país.

Otra lección de Malvinas, duramente aprendida tras la derrota, es cuán negativo resulta el accionar disperso de las fuerzas a la hora de encarar la defensa territorial argentina contra una agresión externa, misión primaria del instrumento militar tal como lo establece la ley.

Tras la creación y puesta en marcha del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas –que aporta eficiencia por su concepción integrada del diseño, planeamiento y realización de las acciones que requieren el uso del instrumento militar- hemos avanzado también en la puesta en marcha de varias iniciativas de orden logístico significativas por su relevancia:

  1. Plan de Equipamiento Conjunto para Operaciones de Paz (PECOMP), con el que se recuperaron para el área de Defensa los recursos girados a la Nación por la ONU como contraprestación por la participación de tropas argentinas en misiones de paz.;
  2. El “Sistema Integral de Gestión de Inversiones para la Defensa” (SIGID), que regula el proceso de planeamiento, ejecución y evaluación ex post de los proyectos de inversión para la Defensa;
  3. El “Comité de Logística Conjunta”, integrado por especialistas civiles y militares;
  4. El “Programa de Abastecimiento Conjunto de Insumos Comunes” (PACIC), para la compra de insumos comunes de las Fuerzas Armadas;
  5. El “Sistema de Capacidades de Mantenimiento” (SICAMAN) para la identificación integral de las capacidades de mantenimiento de las Fuerzas Armadas y regular el proceso de contratación interfuerzas de servicios de mantenimiento.
  6. El “Comité de Política Presupuestaria”, para conducir las distintas etapas que conforman el ciclo presupuestario;
  7. La activación del Sistema de Comunicaciones de la Defensa (SICODE) de integración e interoperabilidad de los distintos sistemas de comunicaciones disponibles en el ámbito de la Defensa Nacional;
    Todo este innovador dispositivo Conjunto se agilizará aún más con la pronta creación de la “Agencia Logística Conjunta”, que dependerá de la Secretaría de Planeamiento del Ministerio de Defensa y permitirá mejorar la capacidad de negociación de precios en las compras necesarias para el área, así como garantizar no solo eficiencia sino también incrementar la transparencia en estas gestiones.

III. Formación
En materia educativa, también avanzamos en la creación de un nuevo sistema, fundado en valores y prácticas democráticas, en el respeto por los Derechos Humanos y en la reafirmación del rol del militar como ciudadano y servidor público especializado en el manejo de sistemas de armas.

Los primeros pasos fueron la creación de la “Escuela Superior de Guerra Conjunta” y el establecimiento del “Curso Básico Conjunto de Aviador Militar”.

En ese sentido, la Subsecretaría de Formación del Ministerio de Defensa encaró la instrumentación del curso para instructores militares a fin de jerarquizar la formación de personal militar capacitado para impartir instrucción militar. Este programa incluye, además de los aspectos que hacen estrictamente a la capacitación militar, la incorporación de las materias Derechos Humanos, Aspectos Pedagógicos, Conducción de Grupos, Liderazgo, Medicina del Deporte, Técnicas de Entrenamiento Físico y Cultura Organizacional.

Parte de esta arquitectura incluyó la creación del Consejo Consultivo para la Reforma Educativa de las Fuerzas Armadas, la articulación de los institutos de formación de las Fuerzas Armadas con el Sistema Universitario Nacional y la reforma curricular de las escuelas de oficiales y suboficiales.

IV. Un Centro de Estudios Estratégicos

La creación del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano” se inscribe en la necesidad de contribuir a repensar el país en esta área tan importante como es la protección de los intereses vitales de la Nación desde la perspectiva de la Defensa Nacional.

Esto se traduce en un necesario fortalecimiento del Ministerio de Defensa como cabeza de un Sistema de Defensa, en el cuál las fuerzas cumplen el rol de entrenar y alistar medios humanos y materiales para su empleo conjunto en un teatro de operaciones determinado.

El Centro “Manuel Belgrano”, apunta constituir un sistema coherente e integrado que vincule funcionalmente a las diferentes dependencias dedicadas al estudio, investigación y producción de conocimiento referente a las cuestiones de Defensa. Además, integrará a representantes de la Jefatura de Gabinete de Ministros, del Ministerio de Relaciones Exteriores Comercio Internacional y Culto y del Estado Mayor Conjunto, junto a las universidades nacionales y personalidades de prestigio académico del ámbito nacional vinculados a las temáticas de la Defensa y de la Seguridad Internacional.
La Red de Asuntos Estratégicos Militares, RAEM (creada por resolución 1713 del 2 de noviembre de 2007) se acoplará a este instituto a efectos de concentrar las tareas de análisis y difusión de las cuestiones estratégicas de interés para la Defensa, en un sistema integral.
Un consejo académico, integrado por especialistas de diversas materias, contribuirá a la orientación y supervisión de los programas de estudio y las investigaciones que permitan avanzar proactivamente sobre los desafíos que impone la defensa de la Nación y examinar los temas futuros, en un marco analítico de trascendencia nacional y perspectiva internacional.
Al establecer mecanismos de programación, seguimiento y evaluación de los trabajos de investigación y facilitar la interacción con otras instituciones académicas externas al ámbito de la esta jurisdicción, se logrará optimizar el aprovechamiento de recursos humanos y materiales así como garantizar la coherencia de sus productos con los lineamientos de la política de Defensa.

La primera actividad académica del flamante Centro de Estudios será la organización del “Ciclo Storni” de conferencias sobre asuntos marítimos desde la perspectiva de la defensa.
La inmensa responsabilidad que tendrá el Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa queda plasmada como una obligación de eficacia en el nombre que lleva: Manuel Belgrano, uno de nuestros próceres más distinguido. Héroe de la Revolución de Mayo, vocal de la primera Junta y protagonista activo de la Independiencia. Belgrano fue además el creador de la escuela de Náutica y de la Academia de Geometría y Dibujo, general de la Patria y creador de la Bandera Nacional. Intelectual de la emancipación y secretario del Consulado donde desarrolló una lúcida propuesta económica. Un gran estratega y político revolucionario cuya heredad debemos honrar cada día desde nuestra acción de gobierno.
V. Visión Estratégica Nacional
El pensamiento estratégico que respalda la acción transformadora de nuestra gestión, es un primer aporte a la reflexión que será materia del Centro de Estudios Estratégicos de la Defensa “Manuel Belgrano”.
La jerarquización del ciclo Storni, inserto ahora en el nuevo entramado académico del Ministerio de Defensa, plantea la recuperación de la iniciativa estratégica argentina en la defensa de sus intereses marítimos.
Esta remozada convicción se proyecta desde las raíces del pensamiento naval nacional inaugurado a comienzos del siglo pasado por el almirante Segundo Storni. Para este verdadero orientador de generaciones argentinas, nuestro poder naval debía apoyarse en tres pilares fundamentales: producción, transportes propios y mercados.
Un siglo más tarde, recogemos aquel principio estratégico que articula el poder naval con los intereses vinculados al mar. La política naval es, para nosotros, una acción de gobierno que articula la necesidad de contar con una escuadra de guerra eficiente, en equilibrio con el desarrollo económico, la equidad social, la protección del medio ambiente marino, el fomento de la industria naviera y la consolidación de un sistema internacional basado en la multilateralidad.
Estos principios puestos en marcha por el gobierno llevaron a la conformación un nuevo polo naval estatal de grandes dimensiones en instalaciones de los astilleros Domecq García y Tandanor (Talleres Navales Dársena Norte SA) recuperados por decisión del ex presidente Néstor Kirchner.

Storni se preguntaba, hace cerca de 100 años atrás, si debíamos “permanecer enclavados en la tierra, para arrancarle sus frutos, y esperar que otros los transporten, que otros nos comuniquen con el mundo, que otros vengan a imponernos la ley en las aguas mismas del estrecho mar territorial”.

En línea con aquellos principios de soberanía sobre esa “gran vía de civilización” que es el mar, el país tiene en avanzado estado de concreción el estudio que llevará a la conferencia internacional que fijará de definitivamente el límite externo de nuestra plataforma marítima, en 2009.

Este nuevo escenario se nos plantea como desafío a la consolidación nuestros intereses soberanos en una inmensa extensión territorial marítima, marcada por un potencial alto de conflictividad a medida que aumenta la circulación de buques en la zona del Atlántico y que la voracidad de algunos actores los impulsa un explotación irresponsable de recursos.

En este sentido debemos subrayar nuestra preocupación ante los recientes avances unilaterales en la prospección petrolera en Malvinas y nuevos reclamos de Gran Bretaña sobre la Antártida que le agregan urgencia a la necesidad de repensar nuestro interés marítimo nacional.
         Componente aéreo
El gobierno ha fijado también lineamientos novedosos de estrategia aérea que deberían ser materia de estudio del nuevo Centro.
En paralelo al avanzado programa de recuperación de capacidades humanas y materiales de la Fuerza Aérea, la Argentina ha dado importantes pasos para asegurar el control de su vasto espacio aéreo. Los primeros progresos en ese sentido pasan por la radarización de la zona de defensa aérea noreste, a partir del dispositivo “Fortín”, que conjuga radares y unidades de intercepción instaladas en las provincias de Chaco y Misiones. Estas capacidades, que se duplicarán hasta el año próximo, son la base para el control efectivo del espacio aéreo nacional, relevantes también para otras áreas del Estado.

       Componente terrestre
Uno de los lineamientos estratégicos que impone esta gestión al desarrollo del componente terrestre del instrumento militar es su aporte a la proyección internacional argentina. En particular, a la conformación de un escenario internacional más estable, fundado en la multilateralidad y en medidas de confianza mutua. Este principio doctrinario se ha concretizado en el ámbito regional con la conformación de la Fuerza Cruz del Sur, un cuerpo de paz integrado por los ejércitos de Argentina y Chile. En el plano internacional, esta experiencia, así como la colaboración con fuerzas chilenas y brasilera en Haití, bajo mandato de la ONU, expresan la voluntad de diálogo sobre la que se avanza en la constitución de la Junta Sudamericana de Defensa, organización que significará una evolución política superior en la integración de las naciones del subcontinente.

VI. Fundamentos y Conclusión
La Defensa Nacional es una obligación esencial e indelegable del Estado Nacional, en la que deben converger todos los esfuerzos para preservar los intereses vitales de la República.

La nueva visión de la Defensa que propugnamos no responderá a lineamientos gestados en soledad, sino a un proceso de diálogo interpersonal e interinstitucional, al máximo de razón y conciencia que exige todo régimen democrático flexible. Aspiramos a que en este esquema el Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano” tenga un rol protagónico.

La nueva institución producirá conocimiento de alta calidad, investigación y asesoría, que contribuirá a determinar claramente y a actualizar permanentemente los escenarios estratégicos en los cuales se inserta la República Argentina.

Estos análisis y debates en torno a diversos escenarios de potencial conflicto, gestados en absoluta libertad académica, sin tabúes ni prejuicios de ninguna índole, permitirán extraer conclusiones que faciliten la deducción de posibles tendencias contemporáneas.

El instituto que estamos creando es un aporte al pensamiento crítico sobre el tema vital de la Defensa, centrado a un tiempo en las especificidades estratégicas y técnicas, y abierto a la sociedad a través del aporte académico de sus principales centros de estudio del país.

El interés central del Poder Ejecutivo al alentar la creación del nuevo Centro de Estudios ha sido la de zanjar un mecanismo democrático y republicano que aporte a la realización en el plano concreto de los ideales de paz, solidaridad e integración internacional que anhelamos y por los que la Argentina milita activamente en foros mundiales y regionales.

Es en esa convicción que declaro abierto el primer año académico del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: