Posteado por: storni | junio 24, 2008

Apertura del Ciclo Storni 2008

Discurso de la Sra. Ministra de Defensa Dra. Nilda Garré en la apertura del Ciclo Anual de Conferencias sobre los Intereses Marítimos de la República Argentina y la Defensa Nacional “Almirante Storni”. (24 de junio de 2008).

Las crisis que debió confrontar la democracia desde su restablecimiento obligaron con frecuencia a anteponer lo urgente a lo permanente, instalando en la sociedad una matriz de pensamiento cortoplacista que relegó a un segundo plano el diseño de las políticas de Estado, las cuales -por definición- deben planificarse sobre horizontes de mediano y largo plazo.

Imagen 3D

Imagen 3D

Por eso, una vez recuperada la estabilidad económica y política a partir del año 2003, el Poder Ejecutivo fijó como prioridad el reforzamiento de la arquitectura institucional del Estado, objetivo que exige espacios del más alto nivel para la reflexión en torno de políticas públicas.

Desde el inicio de nuestra gestión al frente del Ministerio de Defensa, nos propusimos encarar este reto desde una visión estratégica panorámica, que defina, entre otras cosas, qué tipo de instrumento militar debe tener el país.

El primer paso fue, lógicamente, el reordenamiento del corpus jurídico de la defensa, completando aquellos instrumentos inconclusos y sentando las bases institucionales de una política militar en sintonía con los principios republicanos y democráticos.

La reglamentación de la Ley de Defensa, el dictado de la “Directiva sobre Organización y Funcionamiento de las Fuerzas Armadas”, el lanzamiento del mecanismo institucional del Ciclo de Planeamiento Estratégico de la Defensa, y la primera convocatoria al Consejo de Defensa Nacional, encauzaron el reordenamiento del área. Y con la puesta en marcha del Comando Operacional de las Fuerzas Armadas –que aporta eficiencia por su concepción integrada de las acciones que requieren el uso del instrumento militar- hemos logrado significativos avances de orden logístico.

El nuevo paradigma plantea el fortalecimiento del Ministerio como cabeza del Sistema de Defensa, en el cuál las fuerzas cumplen el rol de entrenar y alistar medios humanos y materiales para su empleo conjunto en un teatro de operaciones determinado.

En ese esquema transformador se insertó la creación del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa “Manuel Belgrano” y su primera actividad académica, el remozado Ciclo de Conferencias sobre Intereses Marítimos “Almirante Storni” que estamos inaugurando hoy.

Con la actividad del flamante Centro de Estudios, el Estado se propone recuperar el pensamiento sistemático e institucional de las políticas para el área de la Defensa, hasta hoy dispersas en múltiples organismos estatales y de la sociedad civil.

El nuevo instituto incorpora, tanto en el Consejo Consultivo como en el Consejo Académico, un conjunto plural y multidisciplinario de expertos, universidades nacionales y privadas así como representantes de organismos gubernamentales.

El Ciclo Storni, nació hace algunos años de la vocación conjunta de la sociedad civil, -a través de la Liga Naval- y del Estado, a través de la Armada Argentina. Hoy está reforzado en sus posibilidades al integrarse a la órbita del Ministerio de Defensa, ámbito idóneo para el abordaje multidimensional y sistémico de la reflexión del más alto nivel.

Desde el Ministerio nos hemos propuesto repensar el Poder Naval, incorporando como eje el concepto de los intereses marítimos, que en nuestra tradición se origina en la obra del almirante Segundo Storni y que recoge las enseñanzas de la guerra por nuestras islas Malvinas.

La gestión iniciada por el ex presidente Néstor Kirchner, que continúa la actual de la Presidenta Cristina Fernández, se planteó recuperar la impronta industrializadora, como plataforma de la modernización de las tres fuerzas.

La modernización emprendida implica un avance en el desarrollo naval y el decidido impulso para la reconstrucción de la industria nacional, desmembrada durante los años noventa.

El astillero Domecq García y su vecino Tandanor, que hoy integran un polo naval estatal de grandes dimensiones, encontraron en el nuevo escenario económico y comercial un sustrato fértil para el relanzamiento de la actividad naviera.

Por todo lo expuesto, creemos que la política naval debe articular adecuadamente la necesidad de contar con una escuadra de guerra eficiente, el desarrollo económico sustentable, la protección del medio ambiente marino, el fomento de la industria naviera y la consolidación de un sistema internacional basado en la multilateralidad y en el respeto a las normas del derecho internacional.

En esto también fue precursora la visión pionera del almirante Storni, quien en 1916 señalaba a la solidaridad y al mutuo apoyo de las naciones de América, como las soluciones adecuadas para la protección de nuestros intereses marítimos.

Un siglo más tarde, la Argentina acusa inéditos índices de crecimiento económico, auge del turismo, consecuente aumento del tránsito de buques mercantes por la hidrovía y por los mares del sur, en un marco global de agotamiento de caladeros de pesca en el hemisferio norte, de encarecimiento del petróleo y de polémicos reclamos de proyecciones sobre la Antártida de actores tradicionales.

Sin pretender “malvinizar” el tema que abordarán a continuación los especialistas, debo destacar que el diferendo en torno a nuestras islas irredentas complejiza ciertamente la resolución de una parte importante de nuestra defensa marítima y afecta también la eficiencia en la protección de recursos vitales que siguen siendo explotados de manera irresponsable.

Por eso escogimos iniciar el Ciclo Storni con un tema de gran actualidad: la determinación del límite externo de nuestra plataforma marítima. Nuestra Cancillería, con asistencia logística del Ministerio de Defensa a través del Servicio de Hidrografía Naval, acaba de completar la recolección de datos que fundamentarán la posición que el país llevará a la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar (UNCLOS) de 2009. En gran medida, las nuevas definiciones jurídicas internacionales que surjan de ésta implicarán una redefinición de nuestros intereses marítimos, ampliando nuestra responsabilidad junto con nuestro patrimonio marítimo.

Esta serie de seis jornadas dedicadas a los intereses argentinos en el mar favorecerá la aplicación práctica de soluciones y recomendaciones surgidas de la reflexión más calificada en la materia.

Los invito a abordar, juntos este escenario ampliado del océano, ámbito de coincidencias pero también de grandes desencuentros, en el que las naciones juegan hoy grandes partidas políticas, comerciales y estratégicas.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: